gustico hogareño

Meter el dedo en el bol de nata montada recién llegado de la pastelería y directo a la boca.

Uno de los mayores gusticos de ir a comer a casa de los papas el domingo. 😉