también hay cosas que no dan nada de gustico

Levantarme y ver que los fuegos que afectan a los alrededores El Pont de Suert siguen activos (hiperactivos, los motherfuckers) es de esas cosas que no dan nada de gustico. Ver las imágenes que van llegando de tierras y tierras en llamas crea una gran impotencia y da auténtico miedito. Y si me lo da a mí, aquí en Barcelona, desde la distancia, no quiero imaginar cómo os debéis sentir los que estáis viéndolo/viviéndolo en directo.

La única cosa que da gustico de todo esto, es ver como la gente aúna esfuerzos para luchar contra este fuego y el maldito viento que se están cargando esas montañas que tanta vida me/nos dan.

Hoy, lo único que me daría gustico, sería ver esos fuegos extinguidos.

foto de Maria Freixa (el Pont de Suert)
Anuncios

las palabras no se las lleva el viento

Levantarse por la mañana, en esa época tonta, con días de bajón, y encontrarte palabras bonitas de buenos días de esas personas que han estado, están y sabes que estarán el resto de tu vida a tu lado.

Eso, señoras y señores, da MUCHO GUSTICO.

ese olor a lluvia de verano

Gustico de cerrar los ojos y dejar que te inunde ese olor a césped húmedo tras una tormenta de verano.

Me encanta. Me devuelve a millones de momentos de infancia. Me recuerda a las noches de verano en el pueblo. Me crea una inexplicable sensación de paz.

Hoy lo he sentido, buena señal: el buen tiempo está al caer.

compartir es querer; compartir cosas que dan gustico es querer con mucho gustico

Me animo a abrir hoy un blog. Me apunto a la moda familiar de esta última semana (sí, no sé porqué de repente nos hemos convertido en la familia bloguera más dicharachera). Y lo hago sin más pretensión que compartir cosas pequeñitas que me encuentro en el día a día y que me dan gustico. Esas cosas pequeñitas que me hacen esbozar una sonrisa en ese día de mierda o que me provocan un escalofrío en días de indiferencia. No esperéis encontrar aquí grandes reflexiones. Sólo imágenes, sensaciones o curiosidades gustosicas. Así, corto, rápido e indoloro será este blog.

Os invito también a compartir vuestras cosas que dan gustico, o al menos, os invito a que las disfrutéis. Porque ya sabéis: compartir es querer, pero compartir cosas que dan gustico, es querer con mucho gustico.